La protagonista de Bienvenidos a Zombieland, Furia ciega o Diario de un seductor es una caja de sorpresa, pues más allá de las cualidades que la convierten en una sex-symbol, Amber Heard ha demostrado ser una mujer de armas tomar fuera de las pantallas.


No sorprende en absoluto que Amber Heard sea oriunda de un lugar llamado Austin, Texas, el único estado de EE.UU donde es legal portar armas en campus universitarios y de forma visible en el medio social. Nacida en 1986, esta intérprete parece haber heredado la pasión (y respeto) por las armas que comparten tantos texacos en el país de las barras y estrellas, particularmente de esa zona a la que Obama se refirió despectivamente en una ocasión como «aferrada a sus rifles y a sus biblias».

Amber Heard, sin embargo, está lejos de ser la actriz modelo de la izquierda hollywoodense. «Mi bebé es un revólver .357 Magnum», expresó durante una entrevista al Daily Mail, dando así a entender que no compartía las aprensiones de sus colegas de profesión hacia las armas de fuego. «Soy una gran tiradora y me encantan las armas. De hecho, tengo varias (sonríe). No tengo hijos en la casa, así que duermo con mi arma en un lugar lo suficientemente cerca como para poder protegerme. No está en la cama conmigo, pero sí está en un lugar seguro».

Machete Kills o Furia Ciega y otras cintas de la amber heard filmografia ha popularizado una imagen muy aguerrida de la actriz texaca, que en cierto sentido se encuentra a caballo entre la realidad y la ficción. «Estoy totalmente entrenado y soy un miembro activo de un club de armas. Definitivamente soy proarmas.

«Como estadounidenses nos han dicho desde que éramos bebés que tenemos derecho a poseer armas»

Sin embargo, Amber Heard es consciente del descontrol imperante en la sociedad estadounidense en lo tocante al control de armas. «Como estadounidenses nos han dicho desde que éramos bebés que tenemos derecho a poseer armas, pero creo que debe haber una reforma, porque más de 30.000 personas en los Estados Unidos murieron de heridas de bala en el último año», asegura.

Desde sus orígenes, Estados Unidos y las armas han tenido una relación agridulce. Los revólveres y rifles, por su doble naturaleza, suelen dar una de cal y otra de arena a una población enfrentada por su control moderado o su ilegalización absoluto. Como aficionados de Airsoft, los lectores pueden sentirse orgullosos, pues sus marcadoras sólo tienen una naturaleza: la lúdica. De forma que la tragedia que acompaña a las armas reales está ausencia en este bello deporte bélico.

Las actrices que amaban las armas

Sin embargo, Amber Heard no es la única intérprete proarmas de Hollywood. También Angelina Jolie Jolie tiene su propio campo de tiro, valorado en 400 mil dólares. La célebre actriz de Tomb Raider llegó a comprar las versiones reales del equipamiento de fogueo que empleó durante el rodaje. En numerosas ocasiones, la compañera inseparable de Brad Pitt ha expresado que si alguien entra en su casa y pretende lastimar a sus hijos, no tendrá ningún problema en dispararles.

angelina-jolie-armas

 
 
 
 
 
 
miranda-lambert-rifle
cara-delevingne-armas
miranda-lambert-armas

Otra de esas estrellas rutilantes que no teme ir en contra de la opinión del mundo del espectáculo es Cara Delevingne. La modelo y actriz de Valerian y la ciudad de los mil planetas zangó la cuestión de forma rotunda al confesar: «me gustan las armas». No había mucho más que preguntar al respecto.

Por otra parte, la pasión por las armas de fuego trasciende las pantallas de cine, siendo Miranda Lambert el mejor ejemplo. Esta cantante de country, ganadora de varios premios Grammy, Academy of Country Music Awards y Country Music Association, se ganó la estima de la Asociación Nacional del Rifle al afirmar que no necesitaba guardaespaldas: «Yo soy mi propia seguridad», aseguraba. Y Lambert no va de farol, pues siempre acude armada a sus conciertos.  
 


 

Si te interesó, te interesará